El término líder procede del inglés, leader. Se trata de un préstamo lingüístico que encajó a la perfección en la lengua castellana para ser sinónimo de guía u orientador. De ahí procede la derivación liderazgo. Ésta es la labor que lleva a cabo el líder. Éste existe en virtud de un grupo que lo precisa.

Cuando una persona tiene que responsabilizarse del trabajo de un equipo, solemos llamarlo jefe o encargado. Éste a su vez ha de tener dotes de liderazgo. Éstas son muy importantes para el buen desarrollo de la labor concreta de un grupo de personas, ya sean empleados, estudiantes, amigos, familiares, etc.

Liderar no es tarea fácil, pues supone estar en el punto de mira del grupo de forma constante. Del líder se espera mucho más que de cualquier otro miembro del equipo. Por tanto, hablamos de un puesto de responsabilidad, que precisará de las habilidades sociales y profesionales del que lo custodie.

No obstante, no todo los liderazgos son iguales. Dependiendo del tipo de trabajo, grupo o carácter de la persona, habrá diferentes maneras de enfocarlo. La tarea de guiar y orientar no es sencilla, pero sí necesaria. ¿Alguna vez te has preguntado qué tipo de líder eres? Sigue leyendo. Seguro que sacas algo en claro.

Tipos de líderes

  1. Líder carismático: Serás de esta tipología si consigue atraer la atención de las personas casi sin querer. En ti verán un nivel de energía y optimismo extras. Esto será contagioso y atractivo para los demás. Tus opiniones serán valoradas, tratándote como autoridad. Todo en ti es carisma y actitud.
  1. Líder natural: Practicarás este tipo de liderazgo si tienes buenas dotes comunicativas. Te gusta aportar ideas al grupo y no tienes una mentalidad cerrada. De esa manera, no muestras oposición a las ideas que manifiesten los demás en relación al tema. Te gusta lo que haces y lo demuestras día a día.
  1. Líder participativo: ¿Te encanta el trabajo en equipo? ¿Te gusta motivar a tus compañeros o amigos para que consigan sus objetivos? Entonces, este tipo te encaja. Para ti no existe proyecto sin grupo. La participación de todos y cada uno de sus componentes es imprescindible y así lo muestras abiertamente.
  1. Líder autocrático: Este sería en contrapunto de los anteriores. En este caso, se trata de una orientación rígida. Seguirás este patrón si marcas tus normas y principios de forma incuestionable. Ten cuidado. Este tipo de liderazgo puede conducir a la desmotivación generalizada de tu equipo.

Ahora que ya sabes más acerca de los tipos de liderazgo, habrás descubierto que cada labor puede precisar uno distinto. No hay estilos de guía mejores ni peores, sino bien o mal escogidos.

¿Crees que existe un liderazgo femenino? ¿Tenemos las mujeres fórmulas de liderazgo especiales?

Por otro lado debes tener en cuenta que cuando se inicia una actividad empresarial es imprescindible saber qué actitud vas a adoptar. Eso sí, no olvides que tu personalidad y forma de actuar es lo que te definen.

¿Crees que tienes actitudes para ejercer cualquiera estos tipos de liderazgo? ¿Con cuál te identificas mejor?