EDITORIAL WOMAN LEADER #3

¿Existe un derecho humano a la felicidad? O como dicen los americanos, ¿existe un derecho al menos a buscarla?

La Declaración de Derechos de Virginia (EEUU, 1776) fue pionera al incluir el derecho a la búsqueda de la felicidad como derecho constitucional y está considerada la primera declaración de derechos humanos moderna de la historia. Muchos han considerado demasiado extravagante o abstracto el pretender incluir como derecho algo tan etéreo como el concepto de la felicidad y sin embargo es algo fundamental para la vida humana. ¿Acaso ser felices no es lo que más nos importa?

La felicidad es sin duda un concepto abstracto y relativo, cada uno tenemos una idea muy personal e íntima de qué es la felicidad y de si la tenemos, la vivimos o aún la estamos buscando. La mayoría de las veces estamos tan concentrados en el pasado o en el futuro, que no nos damos cuenta del aquí y el ahora. No somos conscientes de si somos o no felices en el momento actual. Podemos evocar recuerdos y decir ¡qué felices éramos entonces! y disfrutar al revivir una época pasada o imaginar cómo será nuestra vida en unos años cuando hayamos conseguido ese proyecto, ese trabajo, esa casa, ese amor… ese futuro deseado. Mi pregunta es: ¿Y ahora? ¿Eres feliz ahora? Ahí está el quid de la cuestión. Proyectar el viaje sin duda da grandes satisfacciones, ver los vídeos o las fotos del viaje realizado nos encanta, pero ¿disfrutamos del viaje?

Te invito a reflexionar de manera personal sobre esto y que al leer estas líneas te hagas estas preguntas. ¿Eres feliz? ¿Qué es lo que te hace feliz? ¿Qué es lo que te hace infeliz? Y, una vez hayas pensado sobre esto, ¿qué podrías hacer o qué estás haciendo para ser aún más feliz? Me encantaría que esta reflexión te llevara más de cinco minutos…

Y, ¿cómo país? Como conjunto de personas que conviven, trabajan, consumen, disfrutan, ríen, lloran y viven en el mismo lugar, ¿podemos considerar que en España somos más felices que en otros países? Y lo que es más importante, ¿nos paramos a pensarlo?

Me ha encantado leer que en Bután se inventaron el término FIB (Felicidad Interna Bruta) o “Gross National Happiness” en inglés. Se trata de un indicador que mide la calidad de vida en términos holísticos y psicológicos de sus habitantes. El término fue propuesto por el rey de Bután en 1972, como respuesta a las críticas de la constante pobreza económica de su país. Algo así como “Aquí, somos un país pobre, pero somos muy felices”.

Debemos tener en cuenta que la cultura de este pequeño país de la cordillera del Himalaya está basada principalmente en el budismo, una filosofía conocida por buscar caminos de iluminación y bienestar que nos ofrece 5 claves para entender en qué consiste la verdadera felicidad. Estas claves son:

1. Aceptar y apreciar el cambio

2. Comprender que la preocupación es absolutamente inútil

3. Entender que el sufrimiento lo provoca la obsesión por los sentimientos efímeros

4. Observar y entender la realidad como realmente es

5. Meditar, porque nos ayuda a disminuir el sufrimiento

Sin duda estas son 5 claves aparentemente sencillas pero que requieren de tiempo para lograr comprenderlas, vivirlas y hacerlas nuestras para ayudarnos a ser más felices.

Aunque la mayoría de los coaches nos dirán que la felicidad debe salir de dentro y que las circunstancias y el entorno no deberían influir en tu nivel de felicidad, yo estoy convencida de que ver el vaso “medio lleno” y ser conscientes de que vivimos en un país privilegiado, sin duda ayuda.

Yo no sé si en España deberíamos también medir nuestro FIB (Felicidad Interna Bruta) de manera oficial. Pero solamente con la luz que tenemos, el mar, la gastronomía, el buen humor y las tapas… estoy segura de que es muy alto.

Tenemos derecho a ser felices, muy felices. El eslogan de Felicidad Nacional Bruta de Bután dice que “Gross National Happiness is more important than Gross National Product” o traducido al castellano “Somos felices como lombrices”.

Gracia Sánchez del Real
CEO de INFINITY GROUP y Presidenta de WOMAN LEADER ESPAÑA