Mindfulness, o su traducción al castellano “Conciencia plena”, es una palabra que se explica por sí sola. Sugiere que la mente está prestando atención plena a lo que está sucediendo en el presente, a lo que estás haciendo en un momento determinado y al espacio por el que te estás moviendo. Así de simple. Y quizá esto hace que el concepto pueda parecer trivial, excepto por el hecho de que muy a menudo nos desviamos de lo que está ocurriendo en el momento y esto nos hace ser más ineficaces y disfrutar menos de todo. Hay momentos en que nuestra mente inicia el vuelo, perdemos el contacto con nuestro cuerpo, y muy pronto estamos absortos en pensamientos obsesivos sobre algo que acaba de suceder o preocupándonos por el futuro. Y eso nos genera ansiedad casi de forma inmediata.

¿Alguna vez has estado tan pendiente de grabar vídeo o sacar fotos en un concierto que te has perdido el concierto? ¿Has estado en una reunión profesional pensando en todas las cosas que tenías que hacer después? ¿Vas a comer con las amigas y te pasas la comida mandando mensajes con el móvil o subiendo fotos a las redes sociales? Si has respondido que sí a alguna de estas preguntas…debes plantearte ahondar un poco en el concepto de MINDFULNESS. ¡Tu cuerpo y tu mente te lo agradecerán!

Cuando nuestra mente empieza a alejarse de la realidad, no importa cuánto nos alejemos, la meditación nos sirve para para devolvernos a dónde estamos y a conectar con lo que estamos haciendo y sintiendo. Si quieres conocer más sobre la meditación, lo mejor ponerse manos a la obra y ponerla en marcha de manera tentativa por un tiempo. Dado que es difícil delimitar el concepto en palabras, te aconsejamos que te documentes un poco, buscando información y técnicas en libros, sitios web, o vídeos al respecto.

Pero por ir al grano podemos hacer una definición que parte de un concepto sencilla: el mindfulness es una cualidad que todo ser humano ya posee y que solo debe poner en práctica. El mindfulness o conciencia plena es la capacidad humana básica de estar completamente presente, consciente de dónde estamos y de lo que estamos haciendo, creando la capacidad de entender y disfrutar lo que sucede a nuestro alrededor. Si bien la capacidad de conseguir una conciencia plena es innata, la vamos perdiendo a medida que nuestra vida se vuelve más complicada, pero se puede cultivar a través de técnicas ya probadas, ya sea a través de la meditación sentada, la meditación al caminar o estando de pie y en movimiento, haciendo breves pausas que podemos realizar en nuestra vida cotidiana; o bien combinando la práctica de meditación o conciencia plena con otras actividades, como yoga u otros deportes.

El mindfulness en la empresa ¿Es para mí?

Ahora te preguntarás: ¿Qué tiene que ver la meditación con los negocios o con el mundo profesional? Si bien la idea de mindfulness se origina en la práctica seria de la meditación, la conciencia plena tiene muchas aplicaciones para profesionales o emprendedoras que no buscan una solución espiritual sino que simplemente quieren despejarse y tomar conciencia de las reacciones emocionales e irreflexivas que pueden conducir a malas decisiones. La atención plena significa esencialmente “prestar atención”, estar presente conscientemente en el aquí y ahora. La meditación consciente crea deliberadamente un espacio mental entre tus pensamientos y tus reacciones a esos pensamientos. El alivio del estrés es uno de los beneficios, pero esta forma de pensar también conduce a un mayor control de las emociones y la capacidad de mantener el enfoque en aquello que estamos haciendo en cada momento.

Atención plena y productividad

La atención plena o Mindfulness genera productividad. Los investigadores han descubierto que las actividades diarias de atención plena, como la meditación, pueden aumentar la productividad de 47 a 62 minutos por semana. También nos ayuda a ser mejores en la toma de decisiones y mejora nuestra capacidad de enfocarnos en nuestras tareas. Los profesionales poco conscientes son empleados poco saludables. El estrés sin mitigar aumenta el riesgo de desarrollar enfermedad cardíaca, enfermedad hepática, problemas gastrointestinales y cáncer. Los expertos dicen que al mitigar el estrés, la atención plena puede salvar vidas y dinero. Por esto las escuelas de negocios ya nos enseñan mindfulness, ya que la práctica de la atención plena no solo desarrolla las habilidades de los futuros gerentes y líderes, sino que también mejora su inteligencia emocional y les ayuda a profundizar en el sentido de sus vidas y canalizar la toma de decisiones en el día a día.

Si sentir más tu entorno o generar un estilo de vida más pleno y tranquilo no es suficiente motivación para perseguir la atención plena, piensa que la práctica del mindfulness puede generar importantes ventajas competitivas en tu día a día laboral. Incluir algunas prácticas sencillas de mindfulness en tu vida profesional y crear espacios y momentos de meditación en un espacio tranquilo contribuye a que tu trabajo sea más consciente y más fructífero. Por eso el mindfulness está tan de moda en los círculos de desarrollo de liderazgo.

Mindfulness en el las organizaciones

En una conferencia de coaches ejecutivos, la mayoría de ellos afirmaban que la práctica habitual de la atención plena o mindfulness podría arreglar muchos de los problemas actuales del mundo organizacional. ¿Específicamente en qué áreas? Un director de recursos humanos con el que hablamos estaba especialmente orgulloso de cómo una serie de talleres centrados en el mindfulness había logrado maravillas en su consejo de administración, ayudándoles ser más resistentes, más centrados y más abiertos a los desafíos. Esta claro que si la práctica se intensifica y se logra integrar en el día a día personal y profesional, la atención plena puede producir impacto positivo en desarrollo del liderazgo y, por tanto, en la productividad de las organizaciones en su conjunto.

El mindfulness puede aplicarse a nivel organizacional, proporcionando a tus empleados formación específica sobre mindfulness y una sesión de meditación cada cierto tiempo, actividades que puedes ayudarles a desenvolverse mejor en la toma de decisiones y en su relación con los demás, lo que ayudará a la estabilidad de la empresa y al trabajo en equipo en la misma. A nivel personal, integrar la atención plena en tu vida personal y tu actividad profesional te proporcionará una claridad mental diferente a la que has podido experimentar hasta ahora, te ayudará a disfrutar del momento y a tomar decisiones más centradas y claras y te ayudará a mejorar tu productividad.

Los seres humanos tenemos días buenos y días malos, a la hora de trabajar hay que aprender a controlar, no veas a tus empleados ni a tu propia figura como una ficha en la organización, sino como una persona que siente y padece y que necesita ayuda muchas veces.  La aplicación del mindfulness y de técnicas de meditación sin duda te ayudará en todos los niveles de tu persona. Tu empresa o emprendimiento estará agradecida.

¿Preparada para integrar el mindfulness en la empresa? ¡Cuéntanos que tal te va!