Pues sí, el Año Nuevo ya llegó. ¿A vosotros también se os ha hecho cortísimo el anterior?

Y con el Año Nuevo todos sentimos una especie de “mini crisis” que nos hace pensar en todas esas cosas que vamos a cambiar o a hacer mejor en el nuevo año. Nos hacemos los famosos propósitos de Año Nuevo y buscamos nuevas ideas inspiradoras capaces de cambiar algo en nuestra vida en los próximos meses.

Pero a medida que el mes de enero (¡yo nací en enero!) avanza empezamos a volver a la realidad y la vuelta a la rutina puede hacernos perder esa inspiración de los día de fiesta, del nuevo año. Por eso os dejo 5 acciones, 5 verbos activos que puedes utilizar para conseguir mantener esa inspiración y empoderarte en ella, para que de verdad empieces a crear un cambio en tu vida. Se trata de un sistema muy sencillo de poner en práctica y lo mejor de todo es que verdaderamente ¡funciona!

Sin duda todos hemos estado alguna vez atrapados en ese lugar, ese momento, en el que las cosas parecen estar paradas y nos preguntamos ¿qué estoy haciendo? En esos momentos resulta difícil mantener la motivación y nuestros objetivos, alguna vez realistas, ahora simplemente están fuera de nuestro alcance. En resumen, no encontramos la inspiración, motivación o energía para disfrutar del trabajo y de nuestro día a día, ¿verdad?

Algunos expertos nos dicen que no es que la gente sea perezosa, sino que la mayoría de las personas tienen metas débiles o que simplemente no saben por qué están haciendo lo que están haciendo, cuál es su verdadero propósito.

Muchos libros de autoayuda te dirán que tienes que tener una buena actitud para mejorar tu vida. Eso está genial, pero no siempre es tan fácil. ¿Por dónde empiezo si no me apetece hacer lo que antes me encantaba? Es difícil establecer objetivos agresivos y obtener inspiración para alcanzarlos cuando tu mente no está preparada, cuando se te ha acabado la inspiración.

Es entonces cuando empezamos a quejarnos del mundo exterior. La crisis, el mercado, la gente, la tarea, los niños, la suegra, el ex…¡todo está en nuestra contra! Y es entonces cuando decimos “No se puede cambiar nada”, “Para qué, si no va a funcionar”, “Oh Leoncio, todo va a salir mal..”

¡Nos sos vos soy yo!

En serio. No son los demás. Solo tú puedes hacer un cambio en tu mente y en tu vida. Pero es cierto que si tu mente no está lista para crear nuevas metas más emocionantes, entonces el cambio será muy difícil o incluso imposible. De hecho, si no estás listo para ello, será difícil conquistar incluso los más pequeños desafíos. Es muy simple, si tienes problemas para inspirante, no vas a salir de tu zona de confort. Incluso aunque esa zona de confort no te guste.

Por eso hoy os recomiendo el uso de la acción para buscar la inspiración y crear un cambio.

Se trata de una estrategia de “hacer” que te permitirá entrar en tu mente y forzar tu actitud para que ésta empiece a coincidir con tus acciones. Lo vamos a hacer al revés. En lugar de motivarme para actuar, voy a actuar para motivarme. Así de simple. Vamos a tomar medidas y a mover un poco el trasero para cambiar esa manera de pensar que nos atenaza y a preparar la mente para crear y buscar objetivos más emocionantes. ¿Te apetece probar?

Te aseguro que al poner en marcha esta táctica, realizando estas 5 acciones, te encontrarás de forma natural en el camino hacia el cambio. El cambio de las pequeñas cosas conduce poco a poco al cambio a mayores y te ayudará a crear nuevos objetivos. Tener nuevos y mejores objetivos te conducirá a aceptar mayores desafíos … ¡y voilà! De pronto te encuentras que has cambiado algo en tu actitud, en tu manera de pensar y estás haciendo cambios sustanciales en tu vida personal y profesional. Y, lo más importante de todo, de pronto serás capaz de ver claramente POR QUÉ está haciendo lo que está haciendo.

He querido basarme en algunas grandes frases de Albert Einstein para introducir estas 5 acciones que vas a utilizar para cambiar las cosas, salir de tu rutina y prepararte mentalmente para nuevos desafíos. ¡Vamos a verlas!

  1. ¡CAMBIA!

Locura es hacer lo mismo una y otra vez y esperar resultados diferentes.
Albert Einstein

Empieza tan solo con un pequeño cambio. Toma una ruta diferente para ir a trabajar, prueba algo nuevo en tu estilismo, esfuérzate en conocer a alguien nuevo fuera de tus círculos regulares, cambia tu peinado, ponte a andar por las tardes … Cambia algo en tu rutina, o al menos trata de hacer algo diferente. El cambio llama al cambio. Y es por eso que funciona. Si pretendes hacer un gran cambio, empieza cambiando pequeñas cosas en tu vida y se consciente de lo que esto provoca en ti. Concéntrate en ese cambio y cuando lo hayas hecho propio, cambia otra cosa. Poco a poco empezarás a ver las cosas de una manera diferente. Te darás cuenta de que hacer las cosas siempre igual sólo te ayuda a estancarte y esa dinámica de cambiar cosas seguro que te llevará a hacerte algunas preguntas interesantes.

  1. ¡APRENDE!

Aprende del ayer, vive para el hoy, espera del mañana. Lo importante es no dejar de cuestionarse y de hacerse preguntas. Albert Einstein

No hay nada peor que aquel que piensa que lo sabe todo, que no tiene nada más que aprender que le merezca la pena. Dejar de interesase en aprender es un error en el que jamás debes caer (jamás de los jamases).

Aprende sobre algo de lo que no sepas absolutamente nada y que sea muy ajeno a ti. Puede ser un nuevo idioma o la danza del vientre. Aprende a tocar un instrumento, a fabricar algo o busca un toque artístico y da clases de pintura. Educa a tu perro. Un curso de clown. No se. Aprende un procedimiento concreto, una técnica. Aprender algo nuevo desarrolla tu sistema nervioso y te hace pensar de maneras que nunca antes habías explorado. Esto te ayudará mucho a preguntarte a ti mismo sobre el por qué y sobre la forma en que estás haciendo las cosas. Si realmente quieres innovar y empezar a pensar “out of the box”, explora y deja que alguien te enseñe algo totalmente diferente de tu línea de trabajo. Aprender algo nuevo. Esto realmente funciona y además es muy divertido.

  1. ¡DA!

Pocos son los que ven con sus propios ojos y sienten con sus propios corazones.
Albert Einstein

Hazte voluntario o haz una donación a una organización benéfica, una persona necesitada, o simplemente ayuda a un amigo o a un pariente. Dar para ayudar sin esperar nada a cambio. ¿Hace cuánto que no haces esto? Dar para ayudar sin esperar NADA A CAMBIO. Piénsalo un minuto. Dar es una experiencia muy gratificante ya que libera tu mente de pensar que no hay suficiente en el mundo, que todo es horrible y difícil y te enseña que la gente a tu alrededor tiene muchos otros problemas diferentes a los tuyos, ¡y normalmente problemas mucho mayores y acuciantes!. Dar a los demás (sin esperar nada a cambio) te permite ver las cosas desde otro punto de vista y te enseña que hay mucho camino aun por recorrer en el mundo. Dar te hará atraer más cosas buenas en tu vida. Y por eso esta acción de dar funciona para ti y funciona para los demás. Ayudando a los demás te ayudarás a ti mismo… un momento, ¿No habíamos dicho que era sin espera nada a cambio? 😉

  1. ¡CREA!

No podemos resolver nuestros problemas con la misma forma de pensar que usamos cuando los creamos.
Albert Einstein

Intenta crear algo desde cero. Crea una obra de arte, escribe una historia corta, lanza un nuevo sitio web o prepara una ponencia. Investiga y busca inspiración para hacerlo. La creación estimula todas esas fuerzas latentes que permiten que el cambio entre en tu vida. La creación de algo nuevo te dará un nuevo enfoque para la resolución de problemas e impulsará tu imaginación para crear otras estrategias e innovar. ¡Y es por eso que funciona!

  1. ¡PARTICIPA!

En lugar de tratar de convertirte en un hombre de éxito, trata más bien de convertirte en un hombre de valor.
Albert Einstein

Participa en actividades de tu comunidad. Y por favor, ¡no sólo on-line! Únete a un Club de Networking, a un equipo deportivo o a un grupo de teatro. Participa en eventos locales a tu alrededor. Sal a la calle. Sal y conoce a gente nueva. La participación requiere que saques a la luz tus habilidades de interacción social y facilita el intercambio de ideas. El ver a otras personas y charlar con ellas sin duda te estimulará e inspirará. Interactuar con gente que tiene otras ideas te aportará en muchos casos una perspectiva diferente.

Repasemos, estas son tus 5 nuevas acciones:
Cambia. Aprende. Da. Crea. Participa.

Cada vez que realices una de estas acciones inspiradoras sentirás cosas nuevas. Y de esa manera tu actitud empezará a alinearse con tus acciones y poco a poco empezarás a pensar de manera diferente, permitiendo a las nuevas ideas e influencias entrar en tu zona de confort. Asegúrate de que disfrutas del proceso y verás como estas acciones te darán más energía y más alegría. Muy pronto te darás cuenta de que estas acciones de apertura son buenas para ti y para los que te rodean.

Como verás en cuanto te pongas en marcha, el ejercicio de estas 5 acciones que te propongo te darán la inspiración suficiente para que pienses en todo lo que puedes hacer para cambiar tu vida, te darás cuenta de que el cambio está en ti solamente y lo que es más importante, entenderás de verdad el por qué haces las cosas y cuál es el propósito o causa que te inspira. Espero que disfrutes usando esta técnica de acción inspiradora para cambiar tu estado mental y mejorar tu vida.

Y recuerda siempre lo que diferencia la creatividad de la innovación:

Las ideas permanecen en el ámbito mental mientras que los resultados ocurren en el ámbito físico. Las ideas sin la acción, no son capaces de producir resultados. ¡Pasa a la acción!

¡Que tengáis un muy feliz año!

Gracia